Joaquín Costa y Mariano Catalán: Historia de la bicicleta

Post by

Joaquín Costa y Mariano Catalán son, injustamente, dos figuras poco reconocidas en la historia de la bicicleta en España. Dos oscenses que introdujeron el primer prototipo de bicicleta y posibilitaron las primeras pedaladas en nuestro territorio.

Mariano Catalán sobre el primer prototipo de velocípedo de la historia de España.

Mariano Catalán sobre el primer prototipo de velocípedo de la historia de España.

 

Gracias a la curiosidad de Joaquín Costa y la valentía de Mariano Catalán, podemos considerar Huesca como la cuna de la historia de la bicicleta en España. El oscense Joaquín Costa, becado por la Diputación de Huesca en 1867, tomó rumbo hacia la Exposición Internacional de París. Costa debía tomar nota sobre los avances agrícolas, pero no pudo evitar fijarse en el velocípedo de Pierre y Ernest Michaux.

LA LLEGADA DEL BOCETO A HUESCA

Como cuenta el libro de Vicente Cajal, ‘Un Oscense’, Joaquín Costa plasmó en un papel de fumar el boceto de aquel velocípedo que tanto le había impresionado y lo mandó rápidamente por correo a Huesca. Aquel papel de fumar que transportaba la idea de la que sería la primera bicicleta de la historia en España, fue recibido por el herrero Mariano Catalán en el Coso, ciudad altoaragonesa de Huesca.

PRIMER INTENTO DE MARIANO CATALÁN

El dibujo de Joaquín Costa cobró vida en 1867 en el taller de Mariano Catalán. El primer prototipo de la historia de la bicicleta en España acababa de ser creado.
Catalán no solo construyó un armatroste de 30 kilos con piezas de madera en pleno siglo XIX, si no que también se atrevió a probarlo. Por razones de la época, las primeras pedaladas fueron a escondidas, en la antigua plaza de toros del pueblo, para evitar burlas y malas miradas. En estas primeras pedaladas el criado empujaba al altoaragonés mientras que este intentaba mantener el equilibrio con poco éxito. Tras varios intentos, Mariano Catalán, hacía historia.

SEGUNDO INTENTO: EL ÉXITO

Tras un año de trabajo, Catalán creó una nueva bicicleta, esta vez de hierro, con la que se aventuró de la mano de Gregorio Barro a recorrer 70 km hasta Zaragoza, convirtiéndose en la primera marcha cicloturista dentro de las fronteras españolas.

Leave a comment